Explosión de color boliviano

A más de 4.000 metros de altitud, en la ciudad de El Alto, ha surgido una nueva corriente arquitectónica de una vistosidad y colorido espectaculares. Muchos la denominan posmodernidad andina, mientras que otros, arquitectura cohetillo e incluso estilo transformer. Conocidos popularmente como “cholets”, han conseguido atraer el interés de turistas de todo el mundo sobre Bolivia, un destino cada vez más de moda.

El Alto forma parte del área metropolitana de la La Paz, pero tiene unas características muy peculiares, tanto demográficas como culturales, que la sitúan como un ente bien diferenciado de la capital del país. Independiente políticamente desde 1985, la mejor forma de llegar a su núcleo es a través del teleférico, un clásico en ciudades con una marcada geografía en pendiente.

1495712904_708771_1505734557_album_normal

Durante la última década los “cholets” se han convertido en una de las principales atracciones de esta ciudad, con casi un millón de habitantes. El Alto es un mar de viviendas color anaranjado, ya que su construcción más común es a ladrillo en bruto, sin ningún tipo de revestimiento.

Pero gracias al constructor de origen aimara, Freddy Mamani, el color y la extravagancia se han abierto paso entre la uniformidad y la monotonía. Se trata de una construcción ecléctica, fusión entre el lujo del chalet y el modesto y clásico cholo. Se trata de una cristalización del auge de una burguesía aimara y el emprendimiento capitalista del país.

Su principal característica es el efecto “kitsch” que deja en el observador. Fachadas multicolores que esconden unos interiores de locura donde las chinerías se fusionan con la estética de crucero, el arte popular y una auténtica obsesión con la ostentación. Sus precios están entre los 200.000 y 300.000 dólares y son una mezcla entre propiedad privada y local de acceso público. Sus dueños pagan los costosos créditos para adquirirlas celebrando fiestas en una de sus plantas. Se tratan de eventos de gran relevancia en la vida social de la ciudad por las que cobran alquileres de entre 2.000 y 3.000 dólares al día.

56264e4488a06

Hoy en día se ofertan tours donde se muestran los “cholets” más vistosos de la ciudad, rivalizando con las archiconocidas máscaras del Museo de Etnografía y Folklore de La Paz, sumando así más atractivos a Bolivia como el mundialmente conocido Carnaval de Oruro, declarado Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO.

Una fiesta imprescindible si visitas este país andino durante el mes de febrero, situándose como el carnaval más importante del continente tras el de Rio de Janeiro (Brasil). Un evento que podrás disfrutar al máximo hospedándote en el Hotel Edén by BlueBay*****, un establecimiento de cinco estrellas con un servicio impecable, situado en pleno corazón de Oruro, una ciudad en fiestas donde seguir embriagándote con la explosión de color experimentada con los curiosos “cholets” en El Alto.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar