Dubái, el destino más codiciado del momento

La ciudad de Dubái se ha convertido en una metrópoli de referencia mundial y en un destino de máximo lujo. Es el lugar que todo el mundo quiere visitar, la ciudad del futuro y uno de los destinos turísticos de mayor auge y expansión en lo que va de siglo. Algunas razones por las que hay que conocerla…

Por sus maravillas arquitectónicas y poderoso skyline. En los Emiratos se encuentran las ciudades más modernas con construcciones que parecen sacadas de una película de ciencia ficción. En sus calles se pueden observar impactantes ejemplos de arquitectura moderna con edificios que parecen retorcerse sobre su propio eje. La torre Burj Khalifa es el rascacielos más famoso, símbolo del poderío económico de los Emiratos. Esta torre de 828 metros fue inaugurada en enero de 2010 y es el edificio más alto del mundo.

Por su gastronomía. Los sabores pueden ser locales, regionales o globales. En Dubái la comida no es problema gracias a las cerca de 200 nacionalidades que aquí conviven. Aquí podrás darte un verdadero festín gracias a la gran oferta gastronómica desde platos árabes, cocina mediterránea, suculencias latinoamericanas o toda una variedad de delicias asiáticas, entre muchos otros ejemplos de cocinas del mundo.

Por sus centros comerciales y su capacidad de consumo. Los amantes de shopping encontrarán aquí su paraíso más preciado. El Dubai Mall es el centro comercial más grande del mundo. Ostenta 1.200 tiendas de prestigiosas marcas internacionales, un enorme acuario con 33 mil variedades marinas y una pista de patinaje sobre hielo de tamaño olímpico. Sus instalaciones incluyen la Dubai Fountain, que ofrece un atrayente espectáculo de agua, luces y sonido. Y para los que buscan adquirir productos típicos, nada mejor que los tradicionales souks. El Deira Gold Souk sorprende por sus piezas auténticas de oro, perlas y piedras preciosas.

Palm Jumeirah, uno de las maravillas modernas de la ingeniera civil. En esta sorprendente isla artificial con forma de palmera se levantan algunas de las mansiones más opulentas del emirato. Para crear sus 31 kilómetros de superficie fueron necesarias siete millones de toneladas de piedra y 120 millones de metros cúbicos de arena.

La belleza y eterna placidez del desierto. Kilómetros y kilómetros de dunas infinitas conforman el paisaje natural del emirato, solo alterado por el cemento y los rascacielos de la colosal urbe. Un desierto infinito que invita a palpitarlo con una travesía en 4×4, observar un show con halcones, dar una vuelta en camello y culminar la experiencia con una cena con alfombras tendidas sobre la arena.

El deporte como filosofía de vida . En los Emiratos todo deporte es posible. Incluyendo el esquí en una estación artificial de 22.500 m² de pistas y cinco niveles de dificultad en el Mall of the Emirates; y golf hasta la medianoche en los campos de tres instituciones: Emirates Golf Club, The Tranck at Meydan y The Montgomerie. Con niveles más altos de adrenalina, sobresalen el simulador de paracaidismo de SkyDive Dubai o el sandboarding en las dunas del desierto. Además, las aguas del golfo constituyen un escenario ideal para practicar pesca, jet-skiing, parasailing y buceo, entre otras actividades. Y en el Dubai Dolphinarium es posible nadar con delfines.

Por sus mezquitas y edificios históricos. En Dubái y en todo los Emiratos se pueden encontrar muchas mezquitas, pero la más imponente es la Gran Mezquita de Sheikh Zayed, en Abu Dhabi. Su arquitectura es impresionante, de color blanco impoluto fue creada con materiales traídos de Grecia, Italia, Alemania, China, Austria, India y Nueva Zelanda. Sus cuatro minaretes tienen oro de 24 quilates y sus 82 domos representan los diferentes valores de la cultura islámica.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>